Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Web optimizada para resolución 1280x1024


Comprar


Milenarios

Milenio 3

La rosa de los vientos

Cuarto Milenio

La escobula de la brújula

Editorial Creación

Grupo Gaipo

Profecías Mayas 2012


El libro perdido de Nostradamus.

 

Escucha esta página  Escucha esta página

 

Tras 500 años Nostradamus vuelve a estar en la actualidad en boca de todos sus seguidores y difamadores, nadie hubiera creído jamás que sus preediciones resistirían al paso de los siglos y que serían utilizadas para intentar resolver lo que el futuro nos deparará.

Una vez más Nostradamus nos sorprende, quizás por última vez, tras el hallazgo de un misterioso manuscrito con unas 80 representaciones pintadas con vivaz colorido. La primera impresión que podemos tener es que son un fraude, porque pensar que el profeta completó su obra después de cinco siglos, sería quizás esperar demasiado.

El antiguo e inédito manuscrito fue reencontrado en la Biblioteca Nacional de Roma, fue adquirido en 1888 y llegó a través de un tal Pívoli, que es quien aparece en el registro de adquisiciones con el número 110. Primeramente fue registrado como un libro de profecías perteneciente a Joaquín de Flore. Pero en el catálogo de la biblioteca se registró con la autoría de Nostradamus como vemos en la imagen, siendo esto lo que sugiere sin duda alguna también la última página del manuscrito.

Este código ilustrado parece estar dedicado a su hijo Cesarem, las imágenes podrían representar el futuro de los Papas desde la época de URBANO VIII (Maffeo Barberini) (1623-1644).

El Manuscrito fue encontrado en 1982 por varios periodistas de la revista florentina: "Giornale dei Misteri" -Enza Massa, T. Acampora, Roberto Pinotti- que estaban haciendo una enorme catalogación de cualquier manuscrito antiguo con algún interés para la revista. En 1983 publicaron un librito que contenía varias imágenes, entre ellas había cuatro imagines que venían de un manuscrito que figuraba con el nombre de "Vaticinia Michaelis Noftradami de Futuri Christi Vicarii ad Cesarem Filium”. –fondo Vittorio Enmanuele 307-.

 

 

Cuando fueron vistas por primera vez en Octubre de 1994, por Ramotti –The lost manuscript- y otros: se interesaron rápidamente por estas imagines. Descubrieron 80 imágenes repartidas entre acuarelas y dibujos junto a dos cartas manuscritas de presentación y de conclusión, que eran la ficha de copia del antiguo manuscrito y la ficha bibliográfica original de los padres Cartesianos.

Estas imágenes aparentemente tienen conexiones simbólicas con eventos históricos del pasado del Vaticano que ya se han verificado y quizás del presente y del futuro próximo.

Si consideramos que estos dibujos y acuarelas forman parte de un manuscrito original ilustrado del siglo XVII que se encontraba casi olvidado en la Biblioteca Nazionale de Castro Pretorio, y que la misma Biblioteca certifica la autenticidad del mismo y, añade por su parte, que fue donado por el primer hijo de Miguel Nostradamus -Cesar Nostradamus- al entonces desconocido Cardenal Maffeo Barberini en 1623 –siendo encargado de la biblioteca del Vaticano-, quién posteriormente sería elegido Papa adoptando el nombre de Urbano VIII, podríamos creer que pueda tratarse de algo verdaderamente interesante.

 

El código ilustrado podría haber sido realizado seguramente por su hijo Cesar –reconocido pintor- por orden de su padre Nostradamus. Tras el interés suscitado se han realizado pruebas periciales para demostrar que el documento proviene de la época de Nostradamus analizando las tintas utilizadas en este manuscrito. El análisis químico concluyó que existen restos de zinc en las tintas utilizadas, y esto crea una gran duda, ya que este elemento metálico fue utilizado como colorante para las pinturas en cuadros en una época del arte posterior, sobre el s. XVIII. Por este motivo, el manuscrito que estaría realizado teóricamente en el 1620 ó 1629 habría sido fechado erróneamente porque en esa época no se usaban este tipo de colorantes tan avanzados.

Esto no niega su autenticidad porque podría ser una copia del verdadero manuscrito realizado por Nostradamus. Debemos recordar que realizar copias de documentos originales no está fuera de lo común en las Bibliotecas nacionales, estas copias preservan y protegen las obras del paso del tiempo y su deterioro. Por otro lado, las hojas del manuscrito contienen como filigrana una “flor de lis”. Esto nos da la pista de que su datación puede ser efectivamente de la época de Nostradamus, ya que este tipo de marcas de agua o filigranas impresas comenzaron a usarse en Roma desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII. Destaca también que el tipo de texto que aparece impreso en él, así como la tinta utilizada en los mismos, son diferentes en los tres textos dando a entender que pudieron ser escritos en distintas épocas.

 

Ver álbum de los dibujos  Ver comparativa

 

El libro perdido de Nostradamus

El hijo de Nostradamus

 

contador de visitas

 

Contacta

© www.caesaremnostradamus.com